www.cubaencuentro.com Viernes, 28 de octubre de 2005

 
   
 
Contreras resucita
Tras su fracaso con los Yankees, el lanzador pinareño ha puesto el pie en el acelerador y se ha convertido en una carta de triunfo para los Medias Blancas de Chicago.
por JORGE EBRO, Miami
 

Cuando José Ariel Contreras llegó a los Yankees de Nueva York se creó una expectación enorme por ver al gigante que había silenciado a todas las escuadras aficionadas del mundo y, de paso, a los Orioles de Baltimore.

J. A. Contreras
José Ariel Contreras.

George Steinbrenner, propietario de los Mulos, creyó haber descubierto la mina de oro que habría de continuar el camino comenzado por Orlando El DuqueHernández unas temporadas antes.

Lo cierto es que Contreras no pudo y no supo manejar de la mejor manera posible la presión de la Gran Manzana, y la ausencia de su familia al principio se le hizo un fardo demasiado difícil de llevar.

A ratos, el cubano dejó entrever el enorme talento que le ganó un contrato de más de 30 millones de dólares, pero sólo a ratos, y los Yankees perdieron la paciencia, al punto que lo enviaron a los Medias Blancas de Chicago, un equipo que por entonces no tenía la más mínima oportunidad de hacer impacto en las Grandes Ligas.

Pero los vientos de Chicago han obrado milagros para Contreras, quien aparece ahora como uno, si no el más, de los probados abridores del equipo del sur de la ciudad, hermano menor de los más promocionados y queridos Cachorros.

Contreras comenzó la temporada con la misma ambivalencia que en Nueva York, un día bien y otro peor, pero tras el inicio de la segunda mitad, el pinareño ha puesto el pie en el acelerador y se ha convertido en una carta de triunfo para el manager venezolano Ozzie Guillén.

El propio piloto no ha dudado en decir que cuando "Contreras viene bien enfocado en el juego, es el que mejor arsenal tiene en el equipo". Con balance de 11-7 y 3,88 de efectividad, el cubano ha solidificado su puesto para los futuros play-offs al hilvanar una cadena de éxitos en un momento en que los Medias Blancas habían visto una caída del resto de sus abridores.

El hecho de estar en un mercado menos exigente que el de Nueva York, al menos desde el punto de vista psicológico, de tener a su esposa e hijas al lado, de compartir una relación —y una conversación— con un manager hispano, que no necesita un traductor para impartir sus indicaciones, y de estar al lado de un lanzador como El Duque, que sobresale por sus condiciones humanas, son algunas de las claves que explican la mejoría de Contreras.

Guillén, un torpedero estelar durante años en las Mayores, le ha impreso a la organización la garra de sus días de jugador y la conversión de los Medias Blancas ha tocado a cada uno de sus peloteros, incluido Contreras.

El lanzador que un día asombró siendo parte de la escuadra nacional cubana, vuelve a recoger elogios por su split finger —una de las mejores en las Mayores— y ha vuelto a establecer su recta, que alcanza hasta 95 millas por hora, como un arma temida y dominante.

No hay que pasar mucho trabajo para imaginar lo que puede hacer un lanzador tan bien dotado físicamente como Contreras con una paz espiritual que le permita concentrarse en hacer su labor encima del box.

Sin embargo, lo mejor estaría por delante. Por primera vez en muchos años, los Patiblancos se encaminan hacia la cita de octubre con el convencimiento de que poseen las condiciones indispensables para conquistar la Serie Mundial y cuentan con Contreras para darle a la parte sur de Chicago, la mayor de las alegrías posibles.

EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
El último combate
JE, Miami
El despegue de Contreras
Menotti en La Habana
ANA JULIA RIVERO, La Habana
Sacando pecho
JORGE EBRO, Miami
Sin entrar por el aro
ANA JULIA RIVERO, La Habana
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir