www.cubaencuentro.com Viernes, 18 de julio de 2003

 
  Parte 1/5
 
Un presente lleno de urgencias: Al habla con María Elena Cruz Varela
'Con 75 disidentes cumpliendo largas condenas, con tres fusilamientos, el miedo ya no me vale', afirma la autora de 'Dios en las cárceles cubanas'.
 

Exiliada en España desde hace varios años, María Elena Cruz Varela recibió hace pocas semanas el premio de novela histórica Alfonso X El Sabio por su obra Juana de Arco. El corazón del verdugo. La escritora, que junto a otros intelectuales cubanos firmara en 1991 la conocida Carta de los Diez —algunas de sus peticiones: Libertad para los presos de conciencia y respeto a los derechos humanos en la Isla—, por lo que
Dios en las cárceles cubana
cumplió dos años de cárcel, asegura que ni material ni moralmente ha podido disfrutar el galardón: "Ni siquiera la literatura tiene sentido cuando todavía sucede este tipo de cosas [las ejecuciones y juicios sumarísimos] en tu país".

Usted acaba de recibir el premio de novela histórica Alfonso X El Sabio. ¿Qué importancia le concede al galardón?

La maravilla de recibir un premio internacional de esa envergadura queda oscurecida por los últimos acontecimientos en Cuba. ¿Novela? ¿Qué novela? Lo digo medio en broma, medio en serio: el premio pertenece al pasado, a pesar de que aún no se ha presentado la novela —la presentación será el 8 de este mes en Casa de América—, de que todavía no me han pagado. Ni material ni moralmente he podido disfrutar el premio. De lo que sí estoy muy consciente, y eso me alegra muchísimo, es de que el galardón me ha dado mucha más cancha en los medios de comunicación. Así que otra vez, quiéralo o no, es un premio prácticamente dedicado a la lucha por los derechos humanos en Cuba. No sé cuándo me van a dar oportunidad de hacer literatura porque sí y punto.

Háblenos de 'Juana de Arco. El corazón del verdugo'.

Dicen los que la han leído que es una buena novela, un monumento a la cultura universal, fundamentalmente a la literatura. Es una historia atípica, no es la típica novela histórica. El personaje de Juana de Arco, por ejemplo, nunca aparece; sólo se presenta en esos episodios que los místicos suelen llamar "revelaciones". No es una novela lineal; la protagonista no nace tal día, tal día le sucede tal cosa y después la matan, no. Aborda la más rabiosa actualidad.

Se trata de dos personajes, una pareja que se encuentra después de mucho tiempo separada a causa del exilio. Se encuentran en Miami y ello contempla mucho de mi propia historia. Mi pareja y yo nos separamos cuando salí de la Isla, y después él escapó como balsero; más tarde cada cual anduvo por su lado, tratando de encontrarse con el otro sin poder, cada cual subordinado a las leyes de la inmediatez y de lo que justamente es ser un náufrago.

Vivió una vez más su propia historia mientras escribía…

En la novela nunca se sabe cuál de los dos integrantes de la pareja es el que habla, porque trato de descontextualizar el conflicto. Son dos personas, dos seres humanos que luchan desesperadamente por reinsertarse, por reencontrarse en medio de un caos y, mientras, van haciendo el making of de la novela.

Esta zona del libro nace bajo el influjo del cuaderno de notas de Ana Magdalena, de Johann Sebastian Bach. Esto se intercala con episodios oníricos, como el del eterno retorno, y hay mucho Borges también. Sueño que me sueñan, o están soñando que yo sueño. Y ya la segunda parte tiene muchas lecturas, tiene suspense, acción, una carga erótica muy fuerte también, cosa impensable en la vida de una persona como Juana de Arco, que a los 17 años entró en campaña contra los ingleses en Francia y a los 19 ya había sido quemada. A los 17 ya había expulsado a los ingleses de la ciudad de Orleáns y coronado a Carlos VII, y a los 19 ya la estaban quemando, virgen, sin haber tenido ninguna experiencia, a no ser la violación a la que la sometieron al final.

Pues de eso va la novela, del eterno retorno. Fue absolutamente intenso escribirla, muy intenso.

1. Inicio
2. Junto a la protagonista...
3. Usted fundó...
4. ¿Disfruta escuchando...?
5. ¿Qué puede hacer...?
   
 
EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
La lucidez convidada
Tras el encanto inicial
De la noche a la mañana
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir