www.cubaencuentro.com Viernes, 28 de octubre de 2005

 
  Parte 1/2
 
A la caza de Latinoamérica
Negocios, alianzas políticas y venta de armas. Rusia mira hacia el sur, lejos del fantasma de la Unión Soviética.
por NILDA NAVARRETE, Praga
 

Si en tiempos de la Unión Soviética lo que Moscú buscaba en América Latina era interferir en la política exterior de EE UU para ganar puntos en la Guerra Fría, hoy los analistas este-europeos apuestan a que el Kremlin ve a la región como un potencial aliado, en su interés por retomar su papel de superpotencia.

V. Putin
Putin y Lagos, presidentes de Rusia y Chile, respectivamente.

El latinoamericanista checo Josef Opatrny afirma que tras la Perestroika que alejó a los rusos de América Latina, Rusia está recuperando sus relaciones con la región gracias a temas como el petróleo y la actividad espacial, "buscando a través de la colaboración y la economía un camino de acercamiento político".

Y coloca en este contexto los viajes del presidente ruso Vladimir Putin a Chile —donde asistió a una Cumbre del Foro para la Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC)—, a Brasil y Venezuela, y los que también hizo, un poco antes, a Colombia, México y Cuba.

Este criterio coincide con el del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexandr Yakovenko. En charla con Encuentro en la Red afirmó que para Rusia es de vida o muerte cooperar con las distintas regiones del mundo, si quiere conservar su papel de potencia mundial e impulsar su acariciado proyecto de "líderes del mañana" (Rusia, China, India y Brasil).

En opinión del Kremlin, estos cuatro países poseen un potencial político y económico capaz de enfrentar, en un futuro más o menos próximo, al bloque Washington-Bruselas y servir de equilibrio al mundo actual unipolar surgido después del fin de la Guerra Fría.

"Nuestro interés en América Latina es permanente, explicó Yakovenko, porque la región es hoy día un centro de actividad política y económica y como tal un eslabón importante del mundo multipolar en formación". Y agregó: "En el plano político, Rusia y los países latinoamericanos actúan como aliados naturales en la ONU y otros foros en la solución de los problemas clave".

No más peones

La Rusia democrática, aclara el diplomático, quiere aclarar que la política de Moscú hacia Latinoamérica ha cambiado en los últimos años. "Los objetivos que atraen hoy en día a un alto dirigente ruso a Latinoamérica son bien diferentes de la época en que los soviéticos tenían en primer lugar a Cuba y Nicaragua, y en menor medida a Perú y Granada, como sus peones en la región".

Atrás quedaron, recuerda, "los días en que la URSS espiaba a EE UU desde sus instalaciones en Cuba y daba a la Isla jugosos subsidios a fin de presentarla como un exitoso modelo de socialismo latinoamericano, desde el cual exportar su ideología a toda el área". Ya no hay brigadas militares rusas de la Isla, agregó. El comercio se realiza sobre la base de beneficios mutuos y Moscú no volvió a hablar de protección a los movimientos marxistas en Latinoamérica.

1. Inicio
2. Según Yakovenko...
   
 
EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
La opción Uribe
MIGUEL RIVERO, Lisboa
Dominios y rivalidades
JUAN F. BENEMELIS, Miami
Operación Morales
MIGUEL RIVERO, Lisboa
Guatemala: Rayos de esperanza en medio de la violencia
MARIFELI PéREZ-STABLE, Washington
Iberoamérica en Salamanca
MICHEL SUáREZ, Madrid
Sin ira y con paciencia
MIGUEL RIVERO, Lisboa
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir