www.cubaencuentro.com Martes, 18 de mayo de 2004

 
  Parte 1/2
 
Dos regímenes al desnudo
¿Debió México callar ante los insultos de Castro?
por JESúS SILVA-HERZOG, México D.F.
 

Bien podría usarse el circo internacional de los últimos días para retratar a dos regímenes opuestos. En la maraña de declaraciones, insultos, revelaciones y bravatas se dibujan dos rostros. El primero, el de una democracia ineficaz, dirigida por la ineptitud y la precipitación. El segundo, el de una dictadura arcaica que entiende perfectamente cómo conducir a sus fieles e intimidar a sus adversarios.

La reforma
Ex embajador cubano en México, Jorge Bolaños.

El primero, la infante democracia mexicana, se ha exhibido una vez más en su incapacidad para coordinar instrumentos y objetivos; el segundo, la vieja tiranía unipersonal, encuera su encierro, su aislamiento de la razón que debe fundarse frente a la sospecha y lejos de la fe, su desfachatado empleo de las técnicas de un Estado carcelario. Ante nuestros ojos, dos regímenes desnudos.

El mexicano parte de una necesaria reelaboración del trato con la dictadura antillana y una congruente política de defender y promover los derechos humanos. La política, sin embargo, despegó sin una estrategia diplomática que acompañara el cambio. Todo indica que el compromiso mexicano con los derechos humanos en Cuba empezaba y terminaba con una votación en un organismo internacional.

Al tiempo que México votaba en Ginebra, soltaba la comunicación diplomática y el vínculo con los grupos que dentro de Cuba piden diálogo con la comunidad internacional. Una política consecuente en defensa de los derechos humanos no puede consistir exclusivamente en un gesto. Demandaba una estrategia que el gobierno mexicano no llegó nunca a construir.

México y Cuba: ¿Una nueva relación?
Cuba... desde México. Entre la nostalgia del pasado y el miedo al futuro
JORGE G. CASTAñEDA, México D.F.
El affaire mexicano
NéSTOR DíAZ DE VILLEGAS, Los Ángeles
México D.F.: Entre México y Cuba, una sola raíz
MIGUEL COSSíO WOODWARD
La diplomacia cubana se va a bolina
MANUEL CUESTA MORúA, La Habana
El toro por los cuernos
ANTONIO SáNCHEZ GARCíA, Caracas

La respuesta cubana fue congruente con su tradición: la ofensa del comandante que se dedica a insultar a los gobiernos del mundo. México no es el único. Revisemos la historia reciente de las relaciones internacionales de la Isla. El pleito con Estados Unidos se renueva constantemente con el relevo frecuente de sus crisis bilaterales. ¿Conoce usted un jefe de Estado que dé un trato semejante a los gobernantes del mundo? Para el viejo dictador, los presidentes y primeros ministros que no lo respaldan son una banda de mafiosos, un club de lacayos, una escuela de mentirosos, una pandilla de canallas.

El combustible ideológico de aquel régimen depende de la inflamación de las enemistades extranjeras, de la construcción de un escenario de confrontación dramática con el imperio y sus vasallos. Lo hemos visto durante años. A la confrontación con Estados Unidos se suma regularmente el pleito con algún gobierno latinoamericano o europeo. Pero la costumbre retórica del dictador no tiene que ser aceptada como normalidad en el trato entre gobiernos. Es debido protestar ante una agresividad retórica que impide el asentamiento de una relación madura. ¿Debía México callarse ante el insulto más reciente? ¿Debía callarse porque el insulto anterior había sido mucho más grave? Creo que no.

1. Inicio
2. Grave era también...
   
 
EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
Vade voto
ALEJANDRO ARMENGOL, Miami
A los pies del 'Señor'
VICENTE ECHERRI, Nueva Jersey
El infortunio de las consolaciones
MIGUEL FERNáNDEZ-DíAZ, Miami
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir