www.cubaencuentro.com Viernes, 28 de octubre de 2005

 
  Parte 1/3
 
Cuentos desde Miami
Se publica en España una antología de la literatura cubana escrita en la 'capital del exilio'. Jorge Ferrer entrevista al antologador, el escritor JUAN ABREU.
 

El escritor y pintor cubano Juan Abreu (La Habana, 1952) ha reunido una larga veintena de relatos de escritores cubanos residentes en Miami, o cuya literatura se ocupa esencialmente de la circunstancia de la llamada "capital del exilio", que ha publicado Poliedro en Barcelona. Jorge Ferrer conversa con Abreu acerca de los avatares y la significación de ese ámbito marginal de la literatura cubana.

J. Abreu
Miami. Escritor Juan Abreu (Pedro Portal).

Por fin una amplia antología de la literatura cubana escrita en Miami. No es casual que esté despertando un interés extraordinario…

La idea de la antología surgió hace unos cinco años. En Miami, donde viví durante catorce años. Allá me relacionaba con un grupo de escritores que, a mi juicio, hacían una obra interesante e importante, desde el punto de vista de la historia de la literatura. Escritores que trabajaban en condiciones a veces extremas: había homeless o inquilinos de una Boarding home. Ahí tienes los casos de Esteban Luis o el de Campa. El segundo es un caso verdaderamente extremo, porque es el de alguien con quien acabó la ferocidad del ambiente, un escritor que está desaparecido desde hace más de un año y a quien se presume muerto, probablemente enterrado en una de esas fosas comunes a las que van a parar los desamparados en EE UU.

El panorama que veía allá era muy triste, muy patético, y esto me hizo pensar en agrupar la literatura que hacía ese grupo de escritores que, en los mejores casos, como el de Carlos Victoria o algún otro, cuyas obras han tenido cierta resonancia, a pesar de que publican sus libros allí en una casa editora local, no han logrado tener una repercusión en España, que es donde se supone que nuestra literatura debería encontrar cierto eco. En Miami no hay ninguna editorial más allá de la vanity press, editoriales serias no hay ninguna.

Es algo sobre lo que mucha gente se ha preguntado. Más allá de la demonización de la que es víctima Miami, hay un hecho incontrovertible, que es la atroz desidia del exilio hacia su literatura más visceral y auténtica. ¿Cómo es posible que en esa ciudad, donde vive casi un millón de cubanos y ha habido importantes comunidades de cubanos durante, al menos, los últimos cincuenta años, no haya ningún proyecto editorial de envergadura?

Hay una demonización interesada e injusta, sobre todo desde la izquierda norteamericana y europea, que tiende a pintar a Miami como una especie de basurero, de enclave de la ultraderecha, un lugar despreciable y poblado de gente dispuesta a secundar causas horrorosas, gente fanática e ignorante. Esto, por supuesto, es una idiotez y a pesar del mucho daño que hace no merece demasiada atención. Es injusto y se debe a gente que no conoce Miami.

Sin embargo, yo que he vivido mucho tiempo allí y que he sido siempre muy crítico con la relación que mantiene la sociedad de Miami con la cultura, te puedo decir que la situación es verdaderamente terrorífica para autores como los que he recogido en este libro. Hay un desinterés evidente por la cultura. La gente que ha llegado a Miami, que en su gran mayoría son personas comunes, trabajadores que quieren prosperar, tener una familia, llevar a sus hijos a la universidad…, ya arrastraban de la Isla una característica que ha sido nefasta siempre para Cuba: el desprecio por la cultura.

Trasladado al sur de la Florida, ese menosprecio se ha incentivado de una manera enfermiza, ayudado por lo peor de la cultura norteamericana. Los cubanos llegan a los EE UU y en lugar de abrazar los mejores valores de la cultura norteamericana, como la tolerancia o la curiosidad intelectual, que han convertido esa sociedad y esa cultura en una de las vanguardias de la democracia y del progreso, se quedan con lo peor: el extremismo, la exaltación de la bobería y la vulgaridad, y el fanatismo religioso.

Cuando viajo ahora a Miami, me encuentro con cien mil iglesias dirigidas por energúmenos vociferantes, que muchísimos cubanos frecuentan. ¿Desde cuándo los cubanos han sido tan religiosos?

1. Inicio
2. Por eso es asombroso...
3. De ahí pasamos...
   
 
EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
źNunca he sido un escritor de izquierdas╗
LADISLAO AGUADO, Madrid
Tras la pista de Escobar y Castro
MICHEL SUáREZ, Madrid
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir