www.cubaencuentro.com Viernes, 18 de julio de 2003

 
  Parte 1/4
 
59, 68, 89
El conocido hispanista alemán Martin Franzbach privilegia un enfoque objetivo de la realidad cubana a través de la literatura.
por JORGE A. POMAR, Colonia
 

El profesor Martin Franzbach, uno de los hispanistas más competentes de Alemania, es también un experto en literatura cubana. Típico representante de la generación del 68, comenzó a escribir sobre nuestra literatura desde 1972, y ya en 1980 había publicado una monografía donde se reflejaban sus simpatías por la Revolución Cubana. Integró la directiva de la Asociación de Amistad Cubano-Alemana y, tras la escisión de esa organización a fines de los 80, encabezó la rama de "solidaridad crítica", hostilizada por La Habana, que favorece a la rama incondicional, controlada por los nostálgicos del DKP (Partido Comunista Alemán, sin representación en el Bundestag).

Kuba heute

En su penúltimo viaje a la Isla le cancelaron sin previo aviso una lectura en la Universidad de Santiago de Cuba. En el último, fue sometido a un minucioso registro en el aeropuerto capitalino. Todo ello como represalia por su nuevo enfoque objetivo de la realidad cubana a través de la literatura. Martin Franzbach ha escrito ensayos sobre José Martí, la presencia alemana en Cuba, el reflejo de la guerra de Angola en la narrativa criolla, la cooperación entre la Stasi y la Seguridad cubana, Miguel Barnet y la novela testimonio y la novela policíaca de la etapa revolucionaria, además de sus clases y un sinfín de artículos y ponencias. Su enfoque crítico sobre este último tema le valió los calificativos de "cubanólogo", "tendencioso" y "anticubano" en un artículo firmado por Gerardo Soler Cedré en la Internet gubernamental. Franzbach, quien acaba de entregar a la imprenta una nueva monografía sobre literatura cubana, ha autorizado a Encuentro en la Red a publicar una versión abreviada de su revelador artículo Ayuda fraternal. El apoyo de la Stasi de la RDA al servicio secreto cubano, basado en las actas desclasificadas de la Stasi. Reside actualmente en Bremen.

¿De dónde proviene tu interés por el español y la cultura iberoamericana?

Mi padre era un alto oficial de la Gestapo. En el 39 él trabajaba en la sección de espionaje de la Embajada Alemana en Madrid, bajo las órdenes del Almirante Canaris. Quizás mi interés por el mundo hispánico viene de este padre, aunque fascista él.

¿Cómo son las relaciones entre hijo y padre?

Bueno, en los últimos años de su vida no lo vi ni una sola vez. Durante la guerra lo veía una vez al año en sus vacaciones. Pero mis relaciones con él nunca fueron buenas. Primero eran escasas, en razón de su carácter y de las largas ausencias que le imponían sus funciones; y más tarde tirantes, en razón de mi rechazo a su pasado nazi.

Por tanto, perteneces de lleno a esa generación de posguerra que ajusta cuentas con la de sus abuelos y sus padres...

Sí, es verdad. Pero sólo muy tarde nos dimos cuenta de la magnitud de las atrocidades cometidas por el fascismo alemán antes y especialmente durante la Segunda Guerra Mundial. En mi caso, por ejemplo, esa conciencia la adquirí gracias al movimiento estudiantil del 68. Y es curioso que no sólo "maté" a este padre fascista sino también a mis profesores universitarios, entre otras cosas preguntándoles de frente y en público por el papel que habían desempeñado bajo el Tercer Reich.

1. Inicio
2. Cuéntanos...
3. O sea, todo...
4. El primer gran...
   
 
EnviarImprimir
 
 
En Esta Sección
La lucidez convidada
Tras el encanto inicial
De la noche a la mañana
Editoriales
Sociedad
Cultura
Internacional
Deporte
Opinión
Desde
Entrevista
Buscador
Cartas
Convocatorias
Humor
Enlaces
Prensa
Documentos De Consulta
Ediciones
 
Nosotros Contacto Derechos Subir